Comprar Balliceaux: Utopia contra la realidad

Tegucigalpa, Honduras 11 de agosto de 2019.- La leyenda de la música garífuna Aurelio Martínez, en el marco de una excursión por la Isla de San Vicente y las Granadinas, ha propuesto que los garífunas compren la histórica Isla de Balliceaux, sitio que sirvió de campo de concentración para los garífunas antes de ser expulsados y desembarcados a una isla llamada Roatán. El precio de venta de Balliceaux es de 25 millones de dólares. Por esa frijolera cantidad cualquiera obtendría ese gran patio.

La visión de Aurelio Martínez es válida y legítima, es una persona que ama su cultura, su historia, él mismo se autodenomina embajador de la cultura garífuna y eso habla muy bien de él. Que los garífunas fueran dueños de Balliceaux sería una maravilla, pero es aquí donde la utopía choca con la realidad.  ¿Qué tan factible es esta compra?

Ver anuncio de la venta de Balliceaux

Los garífunas hemos tenido, individualmente alcances enormes, podemos jactarnos de muchos logros, hemos roto paradigmas y reventado los pronósticos. Sin embargo como comunidad, cada día estamos sintiendo muchos golpes en forma de: hurto de tierra, enfermedades, drogadicción, problemas en salud, falta de una buena educación, discriminación, marginamiento, falta de energía eléctrica, pobreza y consecuentemente tenemos desafíos urgentes.

Bernardo Guerrero y una noticia positiva para la nación garífuna

Nuestro destino depende ahora de nosotros mismos, de si colaboramos entre nosotros, nos hacemos uno solo, o si seguimos como hasta ahora, separados y cada quien rezándole a su santo.

Garífunas posan en Balliceaux desde donde Aurelio Martínez (con la bandera) ha lanzado un desafío: comprar esa isla.

Honduras está enferma y muere, tiene una alta conflictividad. La violencia e inseguridad, el narcotráfico, la conflictividad política pone al país en una situación nunca antes vista. El dinero escasea, las oportunidades laborales también. El sistema de justicia no funciona y el sistema económico financiero lo manejan unas 10 familias. Al país le costará recuperarse de esto y a los garífunas aún más porque somos exiliados del sistema. Por eso debemos crear nuestros propio sistema de salud, alimentación y de más.

Gerardo Martínez Blanco muere en Tegucigalpa   

Recientemente fue inaugurado un puente en Sangrelaya, después de un largo viacrucis. La energía eléctrica lleva mucho tiempo en trámite, pero aún no llega. Hay miles de necesidades más. Con 25 millones de dólares podríamos llenar estas necesidades y poner en marcha todo un plan de desarrollo para las comunidades garífunas. Tener Balliceaux está bien, pero mejor sería garantizar una buena vida para las comunidades garífunas.  Lograr que nuestras comunidades tengan una apariencia diferente a la que tenemos hoy en día.

El desafío que plantea Aurelio Martínez nos impulsa a incursionar en el tema inexplorado de la SOLIDARIDAD en la comunidad garífuna. Emile Durkehim, sociólogo francés planteó de 2 tipos de solidaridad; mecánica y orgánica. La primera que es propia de sociedad pre industriales y la segunda de sociedad ya industrializadas.

Noticias que encontrarás en otros medios eso es KennyCastillo.com

Las sociedades con solidaridad mecánica construyen sus relaciones de solidaridad en base a su cultura, lengua, costumbres, mientras que la solidaridad orgánica se desarrolla en base a intereses, profesionales. Un proyecto como el planteado por Aurelio Martínez está dentro de la solidaridad orgánica.

La isla de Balliceaux pudiera ser comprada, si tuviéramos desarrollada la solidaridad organiza, pero por ahora nuestra solidaridad es muy básica, propia de comunidades tribales.

El por qué no nos apoyamos en aspectos importantes, en grandes proyectos, empresas y demás es porque nuestra solidaridad es mecánica, propia de sociedades primitivas, de tribus. Siempre nos unimos y nos apoyamos solamente en las desgracias, muerte, dolor; podemos compartir la comida y saludar, pero al tratarse de proyectos avanzados como una empresa, un banco, supermercado, no tenemos esa capacidad porque no hemos desarrollado la solidaridad orgánica, como la tienen los chinos, hindúes, los blancos europeos.

Un garífuna puede tener la mejor empresa, la idea más creativa, pero no esperemos que sean los garífunas los que apoyen, los que consuman nuestros proyectos, al contrario, además de NO apoyar, será el garífuna nuestro critico más feroz. ¿Por qué? su solidaridad es mecánica.

La idea de fundar un medio de comunicación fuerte y que rompa los paradigmas es el ideal que mueve a KennyCastillo.com, pero hasta ahora no hemos podido vencer las trabas de la solidaridad mecánica. Por eso la gente prefiere informarse con los medios tradicionales, compartir los textos de ellos, comentar las noticias de otros y hasta pagan por eso.  Artículo aparte merece el proceso de inferiorización al que hemos sido sometidos y que hace que creamos en los proyectos de otro y no en los nuestros.

El hedonismo y el egoísmo es lo que está prevaleciendo y es lo que nos hunde día a día. Si fuéramos capaces de unirnos alrededor de proyectos como Balliceaux, fuéramos otra cosa. Si tuviéramos solidaridad orgánica sería el motor del crecimiento económico y desarrollo social nuestro, fuéramos respetados a escala nacional e internacional. Tendríamos prosperidad, hospitales avanzados, nuestras escuelas fueran de gran nivel. Solo pensar que haremos una colecta de 500, 000 dólares, ¿cuánto nos tardaríamos?, no digamos 25 millones de dólares.

Kenny Castillo Fernandez/KennyCastillo.com/WADANI/buscoapoyo

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search