Cultivos de yuca, la esperanza crece en Cristales y Río Negro

Cristales y Río Negro mira hacia adelante, pobladores cultivan 25 manzanas de yuca, una estrategia por la soberanía alimentaria y contra la inminente amenaza de desplazamiento territorial

Tegucigalpa, Honduras 13 de febrero de 2019.- Cultivar la tierra era solo cuestión de soberanía o seguridad alimentaria. También era  asunto de la agroindustria. Pero hoy en día con la problemática social es también un antídoto contra el desplazamiento territorial. Los garífunas han entendido que hay que hacer producir la tierra para desanimar a los voraces que quieren invadírselas.

Desde inicios de la década de los noventas en Honduras comienza una avanzada general y sistemática contra los territorios garífunas, especialmente de las playas. Hace como 3 años la empresa privada hondureña, tan solo contemplaba a las playas como sitio para lo garífunas, era como una especie de Santuario. Desde 1990 comienza procesos terribles de desplazamiento, uno de los puntos principales es Trujillo.

Ciertamente ciudadanos originarios de Canadá, con la fuerza de los dólares han logrado apropiarse de los terrenos garífunas. Muchos dirigentes de la comunidad han sido judicializado y han caído encarcelados por la defensa de sus tierras. Ha sido un proceso rápido, a menudo contando con el favor de autoridades corruptas.

Cruceros no han mejorado los ingresos

Muchos garífunas también han vendido tierras y cuando esto ocurre, los compradores se toman más de lo vendido. En la zona de Trujillo ya prácticamente se puede considerar  una pequeña Canadá provocando un daño enorme a la comunidad garífuna. He aquí una de las grandes contradicciones sociales, pues cuando un pobre toma un lote se llama invasión, pero cuando es un rico el que llega, se le saluda cordialmente y las inscripciones

Cristales y Río Negro, entre la encrucijada y el abandono

Ante todo esto un importante  proyecto de siembra de yuca tiene muy motivados e ilusionados a los habitantes garífunas de Trujillo, particularmente de los de Cristales y Río Negro que están dispuestas a hacer producir sus tierras con doble propósito, primero por su soberanía alimentaria y luego como defensa para protegerse del desplazamiento.

En la actualidad ya se cultivan 25 manzanas de yuca y en este año, 2019  se pretenden cultivar 25 manzanas más. Esta producción será dirigida al mercado nacional. Podrían ser vendidos también en la misma zona donde hay varias comunidades garífunas. La yuca es un elemento central en la comunidad garífuna, dice Horacio Martínez Cálix presidente de las comunidades de Cristales y Río Negro.

Los cultivos  se encuentran en el sector conocido como Barranco Blanco. Puede ser este el inicio del sueño de producir a gran escala. Al igual como lo está haciendo la Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH, en Vallecito, donde cultivan cocos de varias especies.

Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search