Extraordinario! Festival Barauda: Fue la noche de las noches garífunas en Tegucigalpa

Festival  Barauda  se convirtió en la mejor noche del Mes de la Herencia Africana, hubo de todo y lo mejor fue la valoración dada por el público

Parte de la asistencia que escuchaba el conversatorio. Fue una noche genial.

Tegucigalpa, Honduras 14 de abril de 2019.-  Claro, fiestas, eventos y bailes garífunas en Tegucigalpa han habido miles. Pero lo de Festival Barauda en Boca Loba ha sido la noche de las noches. El histórico festejo en honor al icono garífuna tuvo una gran aceptación por parte de la crítica y desde ya se espera el próximo en 2020.

Boca Loba tuvo su noche garífuna con música, baile y gastronomía en la celebración de los 222 años de presencia de ese pueblo en Honduras.

Antes de seguir: ¿quién fue Barauda? , ella fue la esposa del líder histórico garífuna Satuyé. Las leyendas la ubican como una mujer muy avanzada, guerrera, protectora y abnegada. En uno de los pasajes más preciados por sus seguidores Barauda frentea a su marido y le dice que si no es tan valiente como para defender sus cultivos, pues que le diese sus pantalones y que él se pusiera sus enaguas.

De regreso al Festival Barauda, quien estaba de tras es la abogada Naama López, una activista social para quien la mujer garífuna no está representada en el feminismo clásico. Naama y su equipo se propusieron dar un evento diferente y a juzgar por lo visto superaron todo lo proyectado.

Desde media tarde empezó la jornada con una feria gastronómica y cultural. Emprendedores garífunas vendieron productos como ropa (Garínagu Wagia, Aaron Solano y African Store) gifiti(Gifiti Franzua) carteras( Musue Collection), postres (Yolany Snack) ceviche y calagua (Wanichugu), productos para el pelo (Gabbana).

El pintor internacional garífuna, Santos Arzú Quioto, apoyó el evento y mostró todo su enorme talento a través de cuadros que captaron la mirada de todos. Quioto es ahora mismo el pintor más importante de Honduras, sus obras son demandadas fuera de Honduras.

La galería de arte también transmitió la magia de 3 nuevos talentos Cintia David, Melvin Ruiz Canales y  Sarahí Quevedo. Sinceramente hay potencial. Quizá en unos años tendremos grandes noticias de estos 3 que ahora comienzan.

Entrada la noche, llegó el conversatorio sobre situación de la mujer garífuna, familia, comunidad y Estado con la participación de tres jóvenes profesionales garífunas: la psicóloga Tesla Quevedo, quien  además es propietaria de Musue Colection, la abogada Naama López, activista de derechos de la mujer garífuna y propietaria African Store y la profesora Magdalena Dolmo.

En las disertaciones las tres ponentes dejaron en claro el papel de la mujer garífuna en la actualidad a partir de los que significó Barauda, como guerrera, como mujer y como un elemento vital en la construcción social del pueblo garífuna.

Con este evento, Naama López y su equipo demuestra que se pueden hacer eventos de altísimo nivel, casi despeinarse. Donde pueden todos pasarla bien, los intelectuales, los incultos; los que bailan y los que no,  incluso los que pueden comparar un producto de 3 mil y los que no, los que beben gifiti, cerveza, ron o calaguala. Hubo para todos.

Y por si todo lo anterior hubiere sido poco, lo más destacado fue el cierre; una micro fiesta con tambor garífuna. La pequeña pista de Boca Loba sí que sintió lo que es una noche especial. Retumbaron las paredes con el tambor de un artista que hasta se extralimitó en su discurso, quizá para que a la gente le dieran más ganas de bailar. Cuando paró de palabrear, había que estar ahí para verlo; negros, garífunas o afrodescendientes, como lo prefiera usted, junto a blancos, mestizos, estadounidenses, flacos, gordos, altos, chaparros, “socados” y simpáticos moviendo caderas. Otro nivel.

Comments
  • Yanira
    Responder

    Excelente, sigan adelante muchachas, dignas representantes de Barauda.
    Excelente artículo

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search