El legado del 54 y la participación garífuna en esa gran huelga

Una concentración en el marco de la Gran Huelga del 54, en donde participaron obreros garífunas.

Hubo muchos obreros garífunas en la lucha. Mientras que Alfonso Lacayo, que era prominente estudiante, estuvo en una comisión estudiantil que viajó a evaluar esa gran huelga

Tegucigalpa, Honduras 1 de mayo de 2019.- No es ninguna novedad, pero tampoco es una información de dominio popular. Obreros garífunas participaron activamente en la gran huelga del 54 y estuvieron incorporados en las luchas por las demandas sociales y económicas que cambiaron la historia de Honduras.

Antes de la gran huelga del 54 las condiciones de trabajo en Honduras eran terribles. La situación era muy parecida a la esclavitud. No existían los beneficios de los que gozamos hoy. Pero un día los obreros de las bananeras se cansaron y dispusieron irse a la huelga para lograr un trato digno y mejores salarios. Esta gesta es recordada cada 1 de mayo en Honduras.

Hipólito Centeno

Los aspectos generales de la huelga son de sobra conocidos, a lo que venimos es hacer una mención honorífica desde la mirada de Hipólito Centeno respecto del activismo garífuna.  Centeno, es autor de “La historia del Movimiento Negro Hondureño”. En esa obra  consigna el trabajo de los garífunas para las compañías bananeras Standart Fruit Company y la Tela Rairoald Company. De hecho este dato es relevante porque representa las primeras migraciones internas de carácter laboral de los garífunas.

“Eran obreros agrícolas, dice, cuando llega la fecha de incursionar en el sindicalismo ahí estaban. Las transnacionales no aceptaban la constitución de las sindicatos y todas las reivindicaciones de los trabajadores eran anuladas porque no había una ley que las protegiera, por ejemplo, el respeto a la dignidad de trabajador y a las demandas económicas».

Efectivamente, Centeno da un dato que en estos tiempos asustaría al más optimista, “el salario era de 2 lempiras diarios y había que luchar para mejorar las condiciones, en todos estos procesos están implicados los obreros garífunas». Es prácticamente la misma historia, ganar poco mientras que todo el comercio vivía constantes alzas, por eso se levantaron.

En atención a lo anterior, según Centeno “No se puede soslayar la participación garífuna en la huelga del 54,  jugaron un buen papel. Es necesario reconocer esa participación por lo revolucionario, lo social y por la economía de Honduras. Somos parte de este país. Debemos seguir luchando para que haya paz y libertad,  también para que haya una buena convivencia para todos los habitantes de Honduras”.

Alfonso Lacayo Sánchez (1923-1985).

Mientras tanto, en el  Portal Enciclopedia de Cultura e Historia del Caribe. República Dominican se refieren al primer médico garífuna y uno de los primeros médicos negros de Honduras Alfonso Lacayo. Nació en la comunidad garífuna de Corozal, a 11 kilómetros de la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida, el 2 de agosto de 1923. Sus padres fueron Clemente Lacayo Arriola y María Luisa Sánchez Caballero.

A la muerte de su madre, Alfonso se trasladó a la tierra natal de su padre, Limón -comunidad garífuna de la costa norte hondureña-, donde pasó su infancia con sus abuelos, Anacleto Lacayo y Trinidad Arriola. Este hombre, en 1954, junto al ex ministro Gautama Fonseca, integró la Comisión de la Federación Estudiantes Universitarios de Honduras (FEUH) que viajó a la costa norte para evaluar la famosa huelga bananera que generó el sindicalismo moderno.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search