En un hospital le dijeron que si no traía 5 mil lempiras, su hija perdería una pierna

El siguiente es un relato sobre uno de tantos hechos lamentables que ocurren en un país pobre: Un taxista sin dinero se enfrenta a lo peor, su adorada hija puede perder una pierna, si él no consigue 5 mil lempiras para pagar una pinta de sangre. Una experiencia que nos recuerda lo poco humanos que estamos siendo en la sociedad actual.

Tegucigalpa, Honduras 8 diciembre de 2017.- Y al tiempo que los políticos  piensan que Honduras sólo es de ellos y nos tienen al borde de la anarquía, con un innecesario toque de queda, sucede una de estas historias que te parten el alma.

Era de mañana, rumbo a mi trabajo hice señal de parada a un taxi, en cuestión de segundos me acomodé dentro. Antes de subir, había visto que el bendito taxista venía con teléfono al oído… Y por más que no quería, me doy cuenta que tiene un grave problema con la salud de un ser querido. Está al borde del llanto y se mira que ya no tiene soluciones.

Al colgar: ¿Tiene un problema?  le pregunto.
-Si-

“Tengo a mi hija en el hospital y para hoy me pidieron una pinta de sangre, A  positivo, … cuesta 5 mil lempiras, imagínese… 5 mil lempiras», dice.  Por su acento me doy cuenta que para él la cifra es impagable.

Y es cierto, según el Banco Mundial, Honduras es un país de ingreso medio-bajo con cerca del 66 por ciento de la población viviendo en la pobreza. En zonas rurales aproximadamente uno de cada 5 hondureños viven en pobreza extrema o con menos de US$1.90 al día.

El taxista continúa: “Me dijeron que si hoy no los llevo, los 5 mil lempiras no podían operar a la niña y puede perder una pierna”. Luego hace un alto y…

«Fue una bacteria que agarró en un río, esa que le dicen bacteria come carne».

Ayy no ¡!!

“Tengo una parte y ando buscando la otra, veremos qué pasa”.

Me quedo en silencio y reflexiono sobre lo mercantilizada que está la salud, la falta de humanidad en algunos médicos: decirle a una madre que si no trae los 5 mil lempiras para la pinta de sangre va a ser cortada la pierna de su niña, una cipota que a lo mejor pueda llegar a ser Presidenta o en definitiva, alguien importante para este país.

Parte el alma, saber que una niña llega con problemas a un hospital y lo que hacen es pedir dinero, por curarla. Entonces la vida o, en este caso, la pierna tienen un precio. Tiene razón Marx, todo es mercancía ¿A alguien le importa la vida de esta niña?  ¿Poner a un padre entre el dinero y la pierna de su niña?

Mutilarla! No, por Dios. Lo que hay que mutilar es la pobreza, la desigualdad e inequidad. Hay que mutilar del sistema a tanto médico insensible. Hay que mutilar de la sociedad a tanto funcionario corrupto, a los políticos que solo piensan en sus intereses. Basta ya de estar mutilando al pueblo.

Inmediatamente me tocó el corazón y pienso como madre. Al bajar del taxi, tomo mi monedero, tenía dinerito para la pre matrícula de mi hija, pero eso lo puedo pagar otro día, en cambio esa niña puede perder su pierna hoy, Así es que la decisión está clara: saco de mi monedero y le doy un dinero al padre.

-Tómelo, no piense en usted, piense en la niña… Olvídese… lléveselo. Ah y dígame ¿Cómo se llama la niña, para ponerla en oración?

-Carmen- Tiene 8 añítos, contesta con voz temblorosa. Él casi lloraba de la emoción.

Y se fue. Justamente hoy, el taxista aparece por la oficina:

“Vine a darle las gracias, mi niña se está recuperando. Mi esposa manda a decirle gracias, que aunque no la conoce, usted salvó la pierna a mi hija”.

Excelente noticia, pero le sigo dando vueltas al asunto, hay miles de casos similares en Honduras, personas que no tienen o no consiguen dinero y ven morir a sus parientes, por la insensibilidad de un sistema que desprecia a los pobres.

Encuentro inhumano pedir dinero a un pobre, si es justamente eso lo que no tiene. Los hospitales no deberían de permitirlo, la vida debe ser prioridad, al pedir dinero le están poniendo precio a la vida. ¿Acaso no se puede salvar a la niña y quedarlo pagando?

Dejen de mutilar al pueblo.

NOTA DE ACTUALIZACIÓN

Unas horas después de haber publicado este relato, me avisaron que la niña “Carmencita” se complicó y tuvieron que trasladarla de La Ceiba a  San Pedro Sula. Oremos por ella.

Showing 6 comments
  • Nilsa Manaiza
    Responder

    Muy buenos días Sr Kenny castillo es muy triste y lamentable el caso en nuestro país. Me gusto el gesto de su parte estoy muy segura que Dios se lo pagará y por otro lado desafortunadamente ese y otros casos más pasan en nuestro país que no se hablan no se ven ni se escuchan departe de ninguno de estos políticos. Muchas gracias por compartir esta bonita experiencia para con el pueblo Hondureño.

    • Kenny Castillo Fernández
      Responder

      Saludos Nilsa Manaiza
      Gracias por comentar. Estoy tratando de aumentar la participación de la gente con sus comentarios, pero es muy difícil. La historia es muy triste, pero no me ocurrió, No soy quien venía en el taxi. Fue a una persona cercana a mi. Pero me dijo, «no pongas mi nombre». Pasan muchas cosas en nuestro pais y muchos ni se impresionan. Así es que impresionarnos es positivo, es buena señal.

  • Daysi Fernandez
    Responder

    Con esta historia me acordé cuando tuvimos que pasar por esa situación con un hermano que se puso muy mal de un dolor en la parte del Hígado una doctora lo miraba retorcerse del dolor y ni le pregunto nada eso paso en el Hospital Atlántida pero gracias a Dios pudimos llevarlo a una clínica y el doctor que lo atendió dijo que si no lo hubiéramos llevado a tiempo lo hubiéramos perdido

    • Kenny Castillo Fernández
      Responder

      Saludos Daysi Fernández. Es una historia, fuerte y nuestra intención es humanizar. Éxitos, sigue adelante. Te admiro.

  • Iris batiz
    Responder

    La verdad me conmueve esa historia en particular lo he leido varias veses. y me he dado cuente que el dinero vale mas que la vida de un ser humano pero gracias al buen corazon de esa persona noble pudieron salvar la pierna a esa nina. Gracias por compartir esas historias bendiciones

    • Kenny Castillo Fernández
      Responder

      Hola Iris
      Es una situacion muy muy dificil. En Honduras no existe una ley que impida a los hospital rechazar a un paciente por falta de dinero. Así es que si alguien tiene un accidente y llega a un HOSPITAL, el dinero, primero, el dinero es lo mas importante. La vida aqui tiene precio. Y los pobres… pues mueren. Gracias por tu reflexion

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search