Pueblo Garífuna: Diez cosas que hay que saber en el Mes de la Herencia Africana

Pueblo Garífuna: historia heroica llena de momentos grandes, resistencia triunfal primero en San Vicente y Honduras. Y ahora, muchos desafíos por venir.

El sonido del caracol, forma parte de la identidad garífuna. Además un importante instrumento musical. Foto Leo Estrada.

Tegucigalpa, Honduras 16 de abril de 2019.- En primer lugar diré que soy un garífuna. Los garínagu (gentilicio de garífunas en lengua materna) somos un pueblo con una gran riqueza cultural. Si se tratara de un paisaje visto desde el cielo, sería un mosaico de colores, matizado por las alegrías y las tristezas de nuestra gente. Habría un track sound de tambores y sonido de caracol.

Tenemos una historia heroica llena grandes momentos, literalmente crónica de una resistencia primero en San Vicente y luego en Honduras. Tenemos una lengua propia que ha librado batallas contra el  francés, inglés y español. Y sigue, lubaruagoun (adelante)

La UNESCO declaró a la danza, música  y lengua garífuna como Patrimonio Inmaterial de la humanidad. Hoy en día somos una fuerza vital para nuestros países. Te invitamos a leer estas diez relevancias sobre el pueblo garífuna, generoso, trabajador y valiente.

1.- ¿Cantidad de población?

La cifra exacta es un misterio. El último censo del Instituto Nacional de Estadística, (INE), de 2013, estima 43 mil y fracciones. Pero la mayor parte de la población rechaza este número. Cuando nos referimos a  este dato la cifra más repetida es 250 mil. Hace falta un buen censo del pueblo garífuna.

2- ¿Economía, de qué vivimos?

Un denominador común en la economía garífuna es la remesa que ingresa especialmente desde los Estados Unidos. La remesa ha cambiado el paisaje de las comunidades con enormes casas. También hay una buena generación de profesionales, obreros y emprendedores inmersos en diversas actividades económicas

3.-  ¿Presencia en común entre  Honduras,  Belice, Nicaragua, Guatemala y Estados Unidos?

Así es, pero rige más la identidad supranacional.  El fallecido investigador Salvador Suazo situó en 1802 el inicio de la emigración garífuna hacía, los países de Centroamérica. Mientras que a Estados Unidos desde inicios del Siglo XX.

4.- ¿Turismo?

Las comunidades garífunas están ubicadas en las playas de la Costa Norte. Tienen un grandísimo potencial turístico, esto sin embargo se ve mermado por falta de infraestructura. El montañismo es algo que puede crecer también. Llama también la atención la riqueza cultural y la gastronomía.

5.- ¿Desplazamiento, un gran problema?

Cada día a las comunidades garífunas llegan personas extrañas, lo que está inquietando a los habitantes. A menudo esta irrupción quiebra la convivencia pacífica tradicional con hechos de carácter violento. Causa desplazamiento también el irrespeto a los derechos sobre territorio ancestral.

6.- ¿La historia?

En Honduras inicia en 1797. El imperio inglés decide el destierro garífuna de la Isla de San Vicente, estuvieron unos días en la inhóspita isla de Baliceux, como si fuera un campo de concentración. En su periplo para Honduras, hubo una parada técnica de 15 días en Jamaica, finalmente llegaron a Punta Gorda, Roatán, Honduras un 12 de abril de 1797.

7.- ¿Religión?

Los especialistas hablan en términos de espiritualidad del pueblo garífuna (dügü) y no de religión. Tradicionalmente lo que existe es un sincretismo religioso entre la religión católica y la espiritualidad garífuna que se basa en culto a los ancestros (dügü). La religión evangélica ha crecido mucho en los últimos años.

8.- ¿Desafíos?

La organización y la unidad granítica de la comunidad es crucial para enfrentar el mundo actual y el futuro. Muchos retos se podrán superar solo caminando juntos, por ejemplo hacia un  modelo económico. Con el tamaño de nuestra población construir un entorno de superación es posible.

9.- ¿Vallecito?

La Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH-GARIFUNA) está construyendo ahí una comunidad en base a las tradiciones garífunas con el agregado del desarrollo sustentable. Aparece también la soberanía alimentaria y la productividad. Será un gran ejemplo para el mundo. Será un desarrollo humanista y no capitalista.

10.- ¿Perfil del nuevo garífuna?

Hace algunos años, había un perfil del garífuna: hombre pescador y mujer dedicada a oficios domésticos. Hoy en día hay más estudios entre la población.  De cara al futuro la persona garífuna  debe estudiar mucho, profesionalizarse y emprender. Debe ser una persona valiente, competitiva, trilingüe. En resumen, en desarrollo integral con identidad cultural.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search