Sherman Guity, un auténtico corazón valiente. Un campeón de raza

Sherman Guity, siendo seleccionado de Atletismo de Costa Rica, perdió una pierna en un accidente, pero lejos de derrumbarse, ahora es cuando más demuestra que es un campeón.

“A veces pienso por qué a mi, porque sólo a mi me pasa, pero cuando me pongo a analizar me doy cuenta que no sólo yo paso por momentos difíciles, por eso digo que mientras Dios me preste vida voy a mejorar mi estilo de vida y hacer lo que me haga feliz”. Sherman Guity en su facebook,

Tegucigalpa, Honduras 11 de marzo de 2018.- Hace unos meses que el mundo conoció la noticia del accidente de la promesa del atletismo costarricense Sherman Guity. Supimos que iba a perder una pierna. Muchos pensaron que ahí acabaría todo, pero pasados unos meses miramos a Sherman fuerte, valiente y determinado, sobrellevando su pesada carga y dando un ejemplo a sus contactos y seguidores.

Sherman tiene 21 años pasó por una de las experiencias más difíciles en su vida, en una mañana de agosto venía rumbo al estadio Nacional de Costa Rica para entrenar atletismo. Lejos estaba de imaginar lo que ocurriría sobre la autopista General Cañas, un autobús que estaba parqueado de repente se movió justo cuando Sherman pasaba, lo tocó y fue a dar contra la baranda, el resultado: perdió una pierna.

Una pierna! sí, pero no su corazón. Una pierna sí, pero no la vida, no sus ilusiones. Ese accidente no mató sus ganas de salir adelante. Hoy es alguien ejemplar, alguien que demuestra que no hay imposibles. Sherman es un corazón valiente, un campeón de raza.

La madre de Sherman es hondureña-garífuna, de Corozal, Atlántida. Ella, Nelly, desde muy temprana edad emigró junto a su madre, Ana, a Costa Rica buscando mejores condiciones de vida.

 

Lo suyo parece sacado de una película de heroísmo. Hoy aparece siempre en su Facebook luciendo de manera relajada su pierna postiza. Luce una sonrisa desbordante que contagia, que alegra que ánima y no contento con ello muestra también sus expectórales, eso dice mucho pues aún conserva el físico que le hizo atleta.

“Te reto a comentar esta foto con una foto sonriendo y digas por qué eres feliz. Yo soy feliz porque gracias a Dios tengo un día más de vida”.

Sherman una de las promesas del atletismo costarricense en junio de 2017 había estado en Honduras en un Centroamericano de Atletismo lucía emocionado por haber estar en la tierra de su madre. Había estado en varios países, pero estar en Honduras era diferente. En  esa competencia brilló ganando medalla individual y en equipo. En ese momento apuntaba a los Juegos Olímpicos y dar alegrías a su país, a su gente.

Lo que decían los medios

“Un paso a la vez no le tengo miedo a los retos y tú”.

Pese a aquello y otras cosas, ahora viene lo mejor de Sherman, cosas grandes vienen para él. Podría ser un gran motivador, un gran conferencista e impactar a millones de personas. Tiene su férrea voluntad,  corazón valiente, una fortaleza de gigante  y una resiliencia de grandes dimensiones. En su lugar cualquier persona podría haberse destruido pero Sherman tiene en su mira el  ideal de ser feliz, de conquistar y demostrar a los suyos el enorme ser humano que lleva adentro. Un campeón de raza. Un orgullo para Costa Rica.

Comments
  • Karla Bonilla
    Responder

    Linda historia de algo que aparentemente es malo hay una linda historia llena de entusiasmo y superacion personas así nos animan a seguir adelante y no debemos desanamirnos nunca.. hay que salir adelante y ser valientes.. la vida es de retos.. a veces cosas difíciles pero de eso se sacan cosas buenas. Dios bendiga a ese varón lleno de coraje y valor.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search