Vallecito, Colón: Cuando el pueblo decide que ya es su hora

La Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH-Garífuna emprende un proyecto de siembra de cocoteros que ya tiene sus primeros frutos, conseguir jóvenes dispuestos a levantar a su comunidad con sus propias manos.

Cuando el pueblo decide que ya es su hora. Jóvenes dispuestos a levantar a su pueblo con sus propias manos.

Tegucigalpa, Honduras 8 de mayo de 2019.- Cuando a mitad de los noventas el amarillamiento letal del cocotero arrasó con los cocos de la costa norte y convirtió las playas en pequeños desiertos, instaló el temor en las comunidades garífunas. El futuro se tiñó con un colorante de incertidumbre.

No era para menos, el coco era el elemento principal de la comida garífuna. Esta preocupación no salió así en los medios, tampoco movilizó al gobierno como lo hace cuando escasean otros productos. Era un gran reto para la comunidad y se puso las pilas. Es cuando el pueblo decide que ya es su hora.

Una imagen muy presente era que para almorzar no necesitabas mucho. Tan solo acercarse a la orilla del mar cerca de las once de la mañana y sacar los peces para la casa.  En cuanto al coco, solo había que recogerlos ya que caían solos. O, cuando mucho, subir a bajarlos.

Pasados más de 30 años de aquello, las comunidades garífunas se han fortalecido. El hambre no las destruyó. Cierto, se come menos machuca y menos tapado.  Pero hay también ganancias.  Las poblaciones se dieron cuenta que pueden desarrollarse por sí mismas. Que pueden establecer polos de desarrollo con ideas generadas desde sus almohadas o mesas.

En plena faena construyendo soberanía alimentaria

Siembra de cocoteros abre el futuro

Hoy por medio de la OFRANEH las comunidades saben que son capaces de generar sus propias iniciativas de desarrollo, sin esperar que venga papá gobierno o la cooperación internacional. A veces los cooperantes suelen ser tanto o más desiguales e insensibles en la distribución de sus recursos.

kennycastillo.com Vídeo sobre el proyecto de OFRANEH

La OFRANEH-Garífuna impulsa en Vallecito, desde hace unos meses, la siembra masiva de cocoteros. Es un proyecto de apuesta por el futuro y una novedosa forma de educar a los niños y niñas.  Esta siembra de cocos, además es la punta de lanza para promover un nuevo paradigma de desarrollo: el progreso pensado desde abajo.

Banco Interamericano de (sub) Desarrollo

Hoy que escribo, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID presentó un libro denominado “Honduras un enfoque territorial para el desarrollo”.  El BID y su representante promocionan la obra como la gran panacea. En la tarjeta usan un lenguaje lleno de pompa “propone un modelo alternativo para la gestión del desarrollo sostenible, basado en la maximización  del potencial de las distintas regiones del país a través de  una Estrategia Económica Espacial”.

Vallecito tierra prometida del pueblo garífuna

El BID, sus amigos consultores y funcionarios llevan años vendiendo modelos de desarrollo, pero en nuestros países lo que se han afianzado es la desigualdad. La verdad es que ellos son reproductores de un sistema de desigualdad y cuidan que países como el nuestro no se salgan del modelo diseñado por los países desarrollados. Realmente lo que persiguen estas instituciones no es alcanzar el desarrollo, sino eternizar el subdesarrollo.

El credo de Nelson Mandela

De regreso con las plantaciones de cocoteros en Vallecito. Es una idea pensada  desde la necesidad, no solamente de alimentar, sino de convertir a la comunidad  en protagonistas de su propio desarrollo. Alguna vez dijeron que los garífunas no podían emprender, pues aquí queda claro que era mentira.

En Vallecito es muy normal ver jóvenes cargando cocoteros, quizá no le han puesto mente, pero lo que ellos están haciendo es historia, rompiendo paradigmas y creando un futuro. Es el fin de los los megarrelatos. Es la hora del pueblo y de afiliarse al credo de Mandela: “Yo soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”. Ofraneh abre el camino. El pueblo decide que ya es su hora.

Atentan contra Francia Márquez

Comments
  • E.G
    Responder

    Gratitud por este excelente artículo Lic. Castillo.
    Extraordinario trabajo de la OFRANEH

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search